Cuando te regalan una figurita de cerámica ¿qué cara se te queda?

Yo soy muy práctica y no guardo ningún jarroncito con la fecha de los novios, ni nada que se le parezca.
Si eres de las mías, aquí tienes algunas ideas de regalos de boda originales, pero sobre todo prácticos.

Chapas con etiqueta personalizada.

Puedes colocar un colgador en cada mesa para indicarle a los invitados cuál es su sitio y que después se queden con la chapita de recuerdo. ¡Este detalle tiene mucho éxito entre las mujeres, ya que también sirve para recogerse el vestido y bailar sin temor a pisarse la cola!

Chuches para los niños.

¿Por qué complicarse si podemos darle lo que más les gusta? Me encanta como quedaron estas bolsas de chucherías que preparé para la boda de Maria y Javi.

Protectores para los tacones.

Diría que este regalo es casi imprescindible para las bodas al aire libre. Esas en las que una tiene que luchar con sus tacones para atravesar el césped, un empedrado o una zona de tierra.

Perfecto para las frioleras.

No hay noche de verano en la que no me eche algo por los hombros, sobre todos si estoy cerca del césped o de la orilla del mar. Puedes encargar todos del mismo color o optar por varios colores para que las invitadas lo combinen con sus vestidos. Aquí tienes dos maneras diferentes pero igual de originales de presentar este regalito.

Para las bodas con un sol de justicia.

Si tienes claro que tu boda será de día aunque caiga en pleno verano, te recomiendo dejar en cada banco de la iglesia algo para que los más calurosos puedan darse aire. Aquí tienes una alternativa al tradicional abanico, los pai-pai personalizados.